11 feb. 2014

Cпасибо


A ti. Por el primer beso que me robó el alma entera. El segundo y el tercero que me hicieron la protagonista de una película perfecta. Por hacerme sentir siempre linda, por decir que mi pelo era de comercial. Por enseñarme a ir a misa, por pelear con el micrero porque no me dejaba usar el pase escolar. A ti. Por robarte pensamientos idiotas de mi cabeza, por ayudarme a superar la separación más dolorosa de mi vida, por inscribirnos en la lista de novios cuando cumplimos un mes de pololeo. Por llorar cuando terminé contigo. A ti. Por ser más profundo que yo, por ser más intenso que yo, por ser capaz de ser mi amigo a pesar de que -parece- yo te gustaba tanto. Por enseñarme tu idioma.Y presentarme a tu familia entera, incluso a ella que ya no estaba. A ti. Por hacerme sentirme tan increíblemente feliz, por hacerme sentir tan increíblemente triste, porque hoy ya tengo claro que hay que saber cortar a tiempo. Porque todavía te encuentro tan guapo y todo el mundo siempre te encontró horrible. Porque me ayudaste a dejar de extrañar al hombre que había extrañado toda mi vida. A ti. Por hacerme tomar una pausa en la vida. Por mostrarme que esperar en la luz roja para cruzar no es tan terrible, que no hay para qué correr por la vida. Por haber intentado ser menos tú para que yo pudiera seguir siendo yo, y no morirme de dolor tratando de amarte. Por hacer tantos esfuerzos, y contestarme cada uno de mis 187 mil emails. A ti. Porque me hiciste volver a ver capítulos de series que ya vi mil veces, para volver a reírme con cada chiste, para descubrir detalles tan microscópicos que solo una mente muy aguda podría apreciar. Por las Epic Rap Battles of History. Por enseñarme a tirar el celular lejos, a pesar de whatsapp, a disfrutar mucho más cada beso que ha reemplazado una notificación de Facebook, a permitir un ringtone eterno con tal de estar tirada en la cama contigo. Solo contigo. A ti. Por hacerme sentir niña con tus apodos, mujer con tus besos y mamá con tus miedos. Por permitirme ser todo lo curiosa que soy, por llamarme al silencio, por ponerme un espejo frente al alma. Por ser igual a mí y tan diametralmente opuesto. Por el análisis morfosintáctico del Principito en alemán. Porque por primera vez en años sentí que amar no era un desperdicio. A ti. Por devolverme la luz. Por ver en mí una estrella que está escondida en un cajón hace tanto tiempo. Por recordarme cuál es mi camino, porque nunca había tenido tantas ganas de enamorarme. Por saber cuál es el cereal que más me gusta, favoritearme cada tuit y amarme a pesar del dolor que yo te puedo causar. Porque hoy tengo las mejores zapatillas del mundo gracias a ti. Por estar. Por seguir estando.

Gracias a todos ustedes, por cada tono de lana.


2 comentarios:

Ricardo M. dijo...

No se si es mi reciente ruptura, o que después de años de tratar de acallar mis sentimientos, pero leí esta entrada por casualidad y sentí que se me detenía un poco el corazón en cada frase, que ante cada gesto de agradecimiento brillaba una pequeña chispa en el punto de la oración, y que en cada lamento sonaban los acordes finales de la música final de una película triste.

Creo que Hemingway tenía razón cuando decía que para empezar a escribir, había que partir por una frase, la más verdadera que conozcas. Y en esta entrada me encontré con un tren de frases honestas, que me hacen creer que el amor no es el constructo social que creamos las personas para vivir solos, sino la más prístina manifestación de la grandeza del espíritu humano.

Gracias por compartir, esto, de verdad.

patiotaiza dijo...

No sé cómo agradecerte a ti esto tan bonito que escribiste. Me emocionó muchísimo.

Uno nunca sabe si llega a alguien, ni menos de qué manera llega, y saber ambas cosas es un regalo tremendo.

Gracias a ti por compartir tu mini historia, gracias de verdad. Y fuerza y ánimo con tu ruptura. Pronto vas a tener muchas frases de agradecimiento también.

Un abrazo.

Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!