1 nov. 2014

Queridos amigos heterosexuales





Queridos amigos heterosexuales:

Ya han visto la polémica que ha generado el libro Nicolás tiene 2 papás.

Sé que ustedes nos respetan por ser seres humanos, y no solamente nos "toleran" como dicen muchos que nos posicionan como si fuésemos de algún modo inferiores.

Los estudios que validan una opinión con respecto a la orientación homosexual y a la homoparentalidad existen. No somos enfermos, ni generamos enfermedad ni alteración alguna en el desarrollo saludable de un niño durante su crianza.

Si existe algún problema con nosotros se debe única y exclusivamente al infierno psicológico que hemos tenido que vivir a causa de la discriminación de muchos, que han dejado graves secuelas en nuestras mentes. Secuelas que muchos hemos y seguiremos superando.

Pero la verdad es que, para detener cualquier tipo de prejuicio que tengan para con nosotros, es sumamente necesario que eduquemos a nuestro futuro, los niños, a no discriminar, porque son ellos los que influirán en el desarrollo emocional saludable de otros niños. No seremos las familias homoparentales. Los niños pueden ser muy crueles, pero sólo porque repiten lo que ven a su alrededor.

Es por esta razón que este polémico libro sale a la luz. Con el interés de generar un mejor Chile. En donde nadie sufra el rechazo de otros.

Nuevos estudios ya hablan del dolor psicológico siendo aún más dañino que el físico, porque activa las mismas regiones del cerebro del dolor físico. Sin embargo, es sigiloso y pasa prácticamente desapercibido. Solemos perdonar los malos comportamientos de muchos niños o no darles la suficiente importancia. Es este daño que provoca su rechazo el que puede hacernos ver como raros por ustedes. Muchos nos hemos sentido inferiores en algún momento de nuestras vidas por nuestra orientación sexual. Tanto nos ha afectado su discriminación que han logrado que nosotros mismos nos sintamos culpables a ratos.

La verdad es que somos todos seres humanos, ninguno más que otro, sólo diferentes. Aceptar la diversidad nos llena de nuevas formas de ver la vida, a través de los ojos de un otro. Esto enriquece a cualquiera, porque puede aplicar a su propio camino lo que aprende de un otro diferente de sí mismo. Eso es lo rico de que seamos todos individuos y no seres idénticos. No somos ovejas.

Me duele ver la reacción de muchos que se creen con la razón de opinar sobre como debo vivir mi vida o sobre como la ha de vivir el resto. Si que no nos hagamos daño el uno al otro es una de las pocas reglas que necesitamos. Pero hay otra muy importante que se aprende con la empatía. Ver las emociones de un otro y sentirlas como si fueran de uno mismo. Es por esto que hoy les hago este llamado, para que nos defiendan y sean voceros de nuestra causa. Porque ustedes nos ven siempre hablando sobre nuestra homosexualidad de forma libre y nos ven fuertes, pero la verdad es que no tenemos fuerza alguna sin ustedes. No somos nadie para muchos. Y si bien es una mera noticia que pueden ver de pasada por ahí y hacer caso omiso para seguir con sus actividades de forma libre, la verdad es que nosotros sufrimos al ver esto. Y necesitamos que sufran con nosotros esta injusticia, así como cualquier otra.

Puede ser muy entretenido el morbo que muchos sienten al realizarnos preguntas sobre cómo vivimos nuestra homosexualidad. La realidad, es que, si bien muchos respondemos con libertad a sus preguntas, nadie les suele hacer éstas a uds, y hablo por muchos cuando digo que las respondemos porque finalmente nos sentimos aceptados y queridos, importantes para uds que quieren saber sobre nosotros ahora, cuando en algún momento nos sentimos rechazados. Muchos hemos errado y tenido conductas que pueden no ser de su agrado. Pero la verdad es que estamos en un camino super especial, intentando encontrarnos en un mundo que no quiere tener cabida para nosotros. Y lidiar con eso es una pelea dura. De la cual nos hacemos los lesos a veces. Pero a todos nos duele.

Hablen sobre sus amigos colas con otros héteros, muchos dirán que no andan hablando sobre la heterosexualidad y que por qué tenemos que salir tanto a la luz, que somos floreritos. Y la verdad es que es cierto, no debería de ser así. Pero ahora, es muy necesario que seamos floreritos. Porque necesitamos llamar la atención de los demás. Necesitamos que nos apoyen, que hablen de nosotros entre uds. Que busquen diálogos de cariño para referirse a nosotros. Que RESIGNIFIQUEMOS LO QUE SIGNIFICA HOMOSEXUALIDAD Y HOMOPARENTALIDAD HACIA ALGO POSITIVO, PORQUE A PESAR DE LO QUE PUEDAN CREER, NO ES ALGO NEGATIVO Y ESTÁ COMPROBADO.

Por favor luchen por nosotros y hagan de nuestra pena la suya. Necesitamos su compañía en esto. Para que nadie más sufra el rechazo, nadie más se vea en la necesidad de ocultarse, nadie más se fuerce a vivir una heterosexualidad que no siente por miedo. Para que al menos en estos tiempos difíciles, nos acompañemos todos y sintamos un miedo menos, el miedo a ser abandonados por quienes somos. El miedo a ser golpeados brutalmente en la calle sin tener justicia alguna. Para que nadie sienta esta mierda que siento por recordar una brutal golpiza, que se puede presentar en cualquier momento y le puede pasar a cualquiera. Un recuerdo que se revive cada vez que siente mi cara diferente a lo normal, lo cual es todos los días y es un dolor invisible, con el que nadie más puede empatizar. Invisible como nosotros en esta sociedad, invisible como el dolor que vivimos al reprimirnos desde chicos por sentirnos diferentes. Imagina cuántos invisibles hay por ahí que no puedes ver a simple vista.

Con tristeza, pero sin perder la esperanza de un futuro mejor, como el que se da en otros países, me despido,

Atentamente,
Sebastian Urrutia

La versión original de esta maravillosa carta está aquí.

Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!