18 sep. 2008

SICK&tired

Estoy chata.
Porque ni yo me creo esta cuestión. Entonces siento que menos le puedo exigir a los demás que lo entiendan.


Llevo un mes enferma. Pero enferma en serio. No estoy resfriada ni con un par de dolores de cabeza. Tampoco tengo una enfermedad terminal, Dios mío gracias. Pero tengo una enfermedad entre medio. De esas enfermedades que te imposibilitan el normal curso de la vida, no que te molestan un poco, sino de ésas que no te permiten hacer las cosas que todo el mundo hace normalmente.

Y no soy víctima ni nada, tengo ánimo, tengo mis piernas, tengo a mi madre, a mis amigas, pega, casa, gatos... tengo millones de cosas maravillosas. Pero estoy verdaderamente chata. Y como sé que esto lo ve poca gente, y necesito decirlo, y no quiero decírselo a nadie en vivo porque la gente piensa que uno anda buscando pena, entonces lo escribo. Y queda acá. Y después lo puedo leer cuando esté bien de nuevo y me alegro mucho más todavía. Además, así es una especie de I told you so, necesito ayuda. Necesito ayuda porque ya traté de hacerlo solita y no me sale, simplemente no me sale.

Yo había escuchado de la acidez y la gastritis toda la vida. Todo el mundo tiene eso po. Casi todo el mundo por lo menos. Pero la cuestión es que yo no como ni cebolla ni ají ni frituras ni embutidos ni bebida ni copete ni fumo ni... son tantas las cosas que no hago. Porque me cuido, precisamente. Entonces sentir que tení un hoyo en la guata o que te hubierai tragado un cigarro prendido después de comerte un yoghurt (más encima de esos con actiregularis, extra calcio o vitaminas antioxidantes) no se vale para nada. Simplemente no se vale. Y que más encima después de un rato sintai que se te mueve el esófago y que el pecho se te empieza a apretar, hasta que hay que acostarse para no sentir que te vas a morir ahogada, se vale mucho menos.
Weno, eso no es tan tan terrible. Se mejora si uno tiene una cama cerca, o si deja de comer. Pero eso no se puede hacer en la pega.

Tengo candidiasis en el esófago, reflujo, gastritis y acidez. Son todas enfermedades como cerdas. Las tres últimas son conocidas. La primera es un hongo que se produce, supuestamente, por bajas defensas. La Dece me dijo que había que tener muuuuuy mala suerte pa tener candidiasis. I rest my case.


Candidiasis esofágica: Este es un tipo de candidiasis que aparece en la profundidad de la garganta y no siempre se ve a simple vista cuando se mira dentro de la boca. Puede causar dolor en el pecho, así como también, dolor y dificultad para tragar. La candidiasis esofágica es mucho más común en las personas VIH positivas con el sistema inmunológico debilitado.


VIH, yo. Otra cosa más que no hago, y tengo las consecuencias. Qué espantoso.

Y bueno. Como 1 mes atrás la Nade me consiguió una pega. Era muy rico porque era con ella, cortito y plata piola, casi haciendo nada. Pero tocó justo un día horriblemente frío, un sábado en la calle y yo sin parka! Crueeeeeeeeg!

Así que me dió bronquitis. Dolor de pecho y tos, por suerte, de ésa de los cabros chicos, bieeeeeeeeen pollenta. Y mocos mocos mocos. Llevo por lo menos 3 semanas sin sentirle el sabor a la comida :( E a comida é provavelmente a minha coisa favorita da vida, cara.

Lo malo de eso es que me quedo disfónica frecuentemente. La Baby me dijo que el reflujo ayudaba mucho a mantener la disfonía y la tos mala.

Aparte de eso, mis genes artríticos ya se están haciendo notar. Me muero de dolor de pies. Camino y trato de no hacerle caso, me lleno del pensamiento de que moviéndome más me va a doler menos. Pero no funciona, porque me repercute en las rodillas y siento que me arden las plantas y quiero colgarme de cabeza en cualquier lugar para no sentir ni el aire sobre los pies.

¿¡¿Y cómo chucha trabajo disfónica, ahogada, con dificultades pa pararme y con dolor de guata?!?
Es realmente difícil. Lo he hecho, ya llevo 1 mes haciéndolo, pero de verdad que ya no me la puedo. De hecho se me vino la prueba globalizada encima, y no he podido terminar de pasarle la materia a los cabros, porque de verdad no me la puedo.

Y quiero cumplirles a mis amigos. Y dejar de pelear con mi mamá. Y salir para todas partes, y corregir las pruebas luego. Y planificar clases entretenidas. Y aprenderme bien la materia de historia para enseñarla bien. Y finalmente entrar de lleno a las clases de danza, y el gimnasio, y hacerme la depi definitiva y ponerme los frenillos. Y hacer los aritos y los cuadernos para la feria de navidad. Y planificar bien mi viaje (y estadía larga) en Brasil, así como mi pega en Hawaii o Scottsdale o Nueva Zelanda o donde sea. Y terminar mi segundo libro de poesía, el primero de poesía infantil y el para profesores también. Quiero hacer tantas cosas en la vida, y mi salud no me está acompañando. Me siento como si tuviera 127 años.

Y lo peor de todo es que no sé cómo explicárselo a la gente para que entienda que no es no quiera, es que de verdad trato pero después lo único que quiero hacer llorar del cansancio y el dolor.

Estoy chata.

Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!