23 nov. 2019

Amigo de derecha

Amigo de derecha, cuando te toque salir a la calle en un gobierno de izquierda, y carabineros te viole, te saque los ojos o te asesine, yo no voy a poner en duda el trabajo del INDH ni los informes de AI o la ONU. Tampoco me voy a burlar de ti, ni voy a decir que te lo merecías. No voy a asumir que "algo habrás estado haciendo" ni voy a exigir ver los 7 segundos que le faltan al video donde un militar te da una patada en la cara cuando estás en el suelo, porque da lo mismo lo que hayas hecho, ningún delito tiene esa pena en este país.

Tampoco voy a comparar tu dolor con los saqueos, los incendios o la destrucción de bienes materiales. Tus ojos, tu cuerpo y tu vida son mucho más importantes que cualquier edificio o producto. Mis redes sociales estarán repletas de fotos de tu cara y no de los destrozos de la calle porque esos serán secundarios: no me puedo preocupar de todo y escogeré preocuparme de ti.

No voy a equiparar tu dolor al de la persona que se siente incómoda porque tuvo que bailar para pasar. No voy a asumir que te pagó Trump o Piñera o Bolsonaro para que salgas a la calle, porque, primero, no me gustan los teorías conspirativas y, segundo, no me creo intelectualmente superior a ti como para asumir que tú no tienes pensamiento propio.

No voy a invalidar tus motivaciones para salir a marchar, porque que yo tenga mis necesidades básicas suplidas no significa que tú también. Cuando el gobierno se ría en tu cara, te escupa en el suelo, te llame delincuente, te declare la guerra o te pida perdón pero vuelva otra vez a violentarte, yo no lo voy a defender. Cuando los ministros te digan que te levantes más temprano, que la salud en Chile es de calidad, cuando reconozcan que no tenían idea de la importancia del metro, cuando la tele solo se concentre en el vandalismo y no en la desigualdad de la que has sido víctima, yo me voy a indignar junto contigo.

Cuando vea que tus derechos más fundamentales estén siendo violados por quienes juraron protegerte, no me voy a poner a alegar porque tengo que hacer fila en el supermercado o me está costando andar en auto por las barricadas. Tu dignidad no se puede comparar con mi comodidad. No voy a decir que vayas a trabajar porque eres un flojo que no hace nada desde mi computador y la seguridad de mi hogar. No voy a apropiarme de tus emblemas ni de tus causas, deformándolas a versiones que me convengan. Buscaré las mías propias, porque la idea es luchar por algo, no luchar contra alguien.

Amigo de derecha, si pasan los años y no hay justicia para ti, no te voy a pedir que dejes el pasado atrás, cuando la injusticia ha teñido tu presente y tu futuro. No te voy a pedir que olvides a tu marido asesinado o que superes tu ceguera o que dejes de pensar en quien violentó tu cuerpo y tu alma y jamás pagó. Cuando tu cuerpo desaparezca, ahí voy a estar yo peleando para que nadie se olvide de tu nombre. Ojalá tú pudieras hacer lo mismo.





Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!