16 ene. 2008

VIAJAR | HOUSEfrigginKEEPING

No puedo seguir día por día. Primero, por respeto al lector (soy una escritora totalmente aburrida cuando se trata de prosa... ven que la poesía es mi lado?) y segundo porque no tengo la memoria tan buena. Sé que ya al finalizar el segundo o tercer día, el señor dios Ángel del cielo llamó a HR para avisar que yo iba a file una complaint contra él por no dejarme trabajar en lo que se me habían dicho que iba a hacer –no sé cómo lo hizo pero parece que tiene poderes de omnisciencia- por loq ue al final tuve sólo un día más de laundry, y los demás los pude trabajar con la maravilla de Flavio y el pelaíto chiquitito Francisco, y uno o dos días con el Dani, justamente staining doors. Claro que, POR UNA COSA LÓGICA DE GENÉTICA, la mujer no puede tocar el stain, entonces yo SÓLO PASABA EL PAÑO. La ley establece que los que pueden pintar son sólo aquéllos proveídos por el Señor con el don del lenguaje castellano Y un aparato reproductor masculino. Cualquier ente que no cumpliere con ambos requisitos (léase Flavio por ser brasilero, y Otaíza por ser niña), debe resignarse a pasar el pañito por las puertas. Igual bacán, estuve 2 días paseándome por el resort con mis amiguis ganando 9 dólares la hora por pasar un paño, reirme de Pancho, aprender garabatos en portugués (y cochinadas en chileno) y varios breaks tirados en el piso de los pasillos esperando. Una delicia de pega la verdad.

No hay comentarios.:

Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!