14 oct. 2014

Estrechez de corazón

¿Desde cuándo el corazón humano es tan estrecho que sentir amor y preocupación por un ser vivo implica desentenderse y ser apático con respecto a todos los demás?

¿Despreciar el maltrato animal y sentir que una dieta vegana es una de las mejores maneras de evitarlo me hace olvidar el horror del conflicto en Gaza? ¿Me hace preocuparme menos por la causa mapuche? ¿Me hace creer que la pedofilia está bien? ¿Me impide indignarme por la contaminación, la explotación a los trabajadores, la situación en África, la discriminación a los homosexuales? ¿Amar a los animales me hace amar menos a mi familia, al hombre en situación de calle, a la mujer violada, al niño forzado a trabajar?

¿Realmente así es como funcionan la empatía, la compasión, la humanidad? ¿Son limitadas? ¿Se gastan?

If anything, ser capaz de empatizar con el dolor de los más inocentes, indefensos y, al parecer, menos importantes de nuestros hermanos, lo único que provoca es aumentar la capacidad de empatizar e idealmente luchar en contra de cualquier otro tipo de sufrimiento ajeno. Porque, al final, se vuelve propio.

Llamar a los veganos hipócritas por considerar el sufrimiento de los animales y no el de las plantas (?) y mandarlos a preocuparse de "cosas más importantes" es una desfachatez increíble, cuando realmente quien hace esas afirmaciones muy probablemente no se preocupa (ni menos se ocupa) de ninguna de las anteriores.

Yo no soy vegana. Me encantaría serlo. Es una opción admirable.



"What is our reflexive compassion for the dolphin and other animals in need but the natural extension downward into creation of the same impulse we feel to defend a child neglected, threatened, or deliberately harmed? Don't both reflexes come from the same place in our hearts?" - Matthew Scully


Esto surgió de esto: Post by El Ciudadano, noticias que importan.

No hay comentarios.:

Janiamjoum!

Recibe actualizaciones de este blog en tu mail!